martes, 21 de diciembre de 2010

Entrégame la llave del paraíso en un suspiro.

Déjame ser el secreto que guarda tu mirada, la gota de agua que se desliza por tus labios, el sonido que produces al reir, las sabanas que te arropen en el silencio de la noche, la sombra que produce tu figura en el interior de las cuatro paredes de tu habitacion, el acorde que salga de tu guitarra cuando la roces con tus dedos, el rayo de luz que se cuele por tu ventana para ser el primero en verte levantar, las agujas del reloj que marquen tu tiempo, segundo a segundo, el frio que envuelva tu cuerpo y te haga tiritar...
Déjame ser solo tuya.
Déjame ser solo tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario