viernes, 17 de diciembre de 2010

Necesito aire en el pulmón del cielo de tus labios.

Está comprobado; hay veces que no sientes.
No sientes como hay miles de personas a tu alrededor que te estan pidiendo que les sonrias, que te dicen que hagas lo que hagas, siempre les vas a tener a ellos para ayudarte en lo que quieras, que te dicen que no puedes estar mal por tonterias, pero tú, como una tonta, solo te fijas en él. Solo le miras para ver si gira su cara y, al menos, te sonrie. Pero te das cuenta de que sus ojos pasan de largo por delante de tu cuerpo, te das cuenta de que su mirada se pierde en otras cosas y se aleja lentamente, te das cuenta de que no vas a ser capaz de nada. Y solo te queda encerrarte en tu habitacion, entre cuatro paredes, intentando olvidarte de él, pero sientes que no  eres capaz, que tus pensamientos se evaden en su sonrisa, en sus ojos y en sus manos, tus pensamiento se evaden en él. Y tú, como una tonta, coges el movil, ¿y qué haces? darle un toque, aunque sea solo para ver su nombre escrito en la pantalla para enamorarte un poquito mas de él, aunque solo sea para que, cuando coja su telefono y lo mire para ver la hora, vea tu llamada perdida y, tu imagen aparezca en su cabeza como por arte de magia. Le das un toque y esperas a que él, se moleste en darte otro...
Pero claro, algo siempre tiene que fallar...
Y, en esos momentos, es cuando decides sonreir, al menos, por las personas que te lo han pedido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario