viernes, 18 de febrero de 2011

Todo y nada.

Esta noche no me salen las palabras. No siento nada. Me siento inútil frente a una hoja de papel, algo que nunca antes me había pasado. Quisiera decirte que no me importaste, que no lo estoy pasando mal, que no me cuesta sonreír, que tu sonrisa ya no me hace nada, y que tus caras inexpresivas no se clavan en mi interior y me hacen sentir culpable una y otra vez. Quisiera decirte tantas cosas parecidas a estas... pero mentiría. Y sabes que no soy de esas.
Me has enseñado lo que vale la vida, cada segundo, cada molécula de aire que respiras, cada persona que se preocupa por ti. Me has enseñado lo que son los verdaderos amigos, las personas a quien me debo arrimar.
Cuando te decía que me sentía segura entre tus brazos, no era por decir algo bonito; era verdad. Me ofreciste protección cuando mas lo necesitabas, me abrazaste cuando tenia frio el cuerpo y, ¿por que no? también el corazón, me diste la seguridad que necesitaba tener en mi misma, me dijiste que tenia que creer en mi, que nada podría hacerme cambiar. 
Parece mentira. Esto a lo que llamábamos imposible, se hizo realidad. Arriesgué todo por ti, por nosotros, siguiendo siempre el refrán que dice que quien no arriesga, no gana. ¿Y sabes que? Gané. Te gané a ti. A la persona mas especial que he conocido en mi puta vida, quien me hizo saber que existía algo entre las mentes de determinadas personas, algo a lo que tu y yo llamábamos Conexión Especial. Quiero que sepas que esta aquí conmigo, que el nombre de este blog va por ti, por nosotros, y que nunca jamas lo voy a quitar, porque quiero que sea como tu, que nunca desaparezca.
Puede ser que ahora me odies, que pienses que nunca te amé, que mis palabras fueron simples y frias, como una tarde de invierno. O como un día de lluvia. Un día de lluvia que espero que se pueda seguir convirtiendo en un día soleado. Puede ser que me veas y pienses lo peor de mi, que me critiques, que me digas cualquier cosa. Puede ser que me haya equivocado. Y también puede ser que no. El tiempo lo dirá todo.
Lo siento. Por todo y por nada. Por todo lo que te he hecho pasar estas ultimas semanas y por el "nada" que te contestaba cuando me preguntabas que qué me pasaba. Lo siento, una y otra vez.
Que te necesito, y lo sabes. Porque soy una niñata inmadura que no ha sabido apreciar a quien tenia delante, pero cuando la ilusion muere, da igual lo demas que quede. O asi lo veo yo.
No te vayas aun, quedate un ratito mas a mi lado, aqui, aqui, donde nadie pueda vernos, donde podamos disfrutar de nuevo aquellos momentos en que nuestras manos se cruzaron, cuando te comia con la mirada y tu me comias a mi, cuando mi movil no dejaba de sonar. No, aun no, espera un poco mas. Solo un poco. ¿Quieres irte? Hazlo. Pero prometeme solo una cosa: que vas a ser feliz. Si,si,se que es dificil cuando hay estas situaciones, pero ¿que importa? sonrieme por favor. O no me sonrias a mi, pero sonrie. Deja que los demas vean la luz que sale de tu boca, el sonido que producen tus carcajadas. Espera, un poco mas.
-¿Si?
-Hoooooooola!
-Holaaaap!
Y ahi empieza todo. "Nos reímos. Y seguimos riéndonos así. Hablando sin saber muy bien de qué ni por qué. Después decidimos colgar, prometiendo que nos llamaremos mañana. Es una promesa inútil: lo hubiéramos hecho de todos modos. Cuando pierdes tiempo al teléfono, cuando los minutos pasan sin que te des cuenta, cuando las palabras no tienen sentido, cuando piensas que si alguien te escuchara creería que estás loco, cuando ninguno de los dos tiene ganas de colgar, cuando después de que ella ha colgado compruebas que lo haya hecho de verdad, entonces estás perdido. O mejor dicho, estás enamorado, lo que, en realidad, es un poco de lo mismo..."
Mírame. Intentando escribir algo que no sea tuyo. Mírame, sintiéndome una inutil. Mírame, haciendote daño. Mírame, ahora no estoy feliz.
Ya esta, puedes irte. No tengo nada mas que decir por ahora. Vete, pero cumple tu promesa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario