viernes, 1 de abril de 2011

Time and you.

El tiempo es algo que desde muchos años atrás le ha preocupado al hombre. Era necesario saber a la hora a la que debías comer, a la que debías levantarte, al tiempo que tenias que estar realizando una actividad... Pero yo, muy a menudo, me realizo la pregunta de: ¿Compañero o enemigo? Porque si, porque el tiempo no solo nos ayuda a saber a que hora tenemos que entrar al colegio; el tiempo nos pone nerviosos, nos condiciona a hacer o no hacer una cosa que tenemos en mente poniendo a continuación la típica frase de: "Esque no lo puedo hacer porque no me va a dar tiempo", nos dice nuestra educación: si llegas tarde, no tienes respeto, pero, ¿y si es la otra persona la que ha llegado mas temprano de lo normal?, el tiempo nos hace sentir mal, porque pensamos que lo que vivimos una vez, no lo volveremos a vivir nunca mas, y es la verdad. Por eso hay que disfrutar de cada segundo como si fuese el ultimo. El tiempo, también, cuando estamos enamorados de una persona, pero el amor no es correspondido, llega un momento en el que nos obliga a decir: "Tengo que dejar de estar enamorado de él/ella, llevo ya demasiado TIEMPO para que después no me quiera; ni se moleste en mirarme..." Y ahí es cuando te has dado por vencido, cuando has tirado la toalla porque esa persona no te ha dado lo que tu necesitabas en el tiempo que tu querías, has dejado una oportunidad escapar, y solo por el tiempo. Porque si, porque el tiempo también nos puede hacer felices, porque dependiendo del tiempo, las cosas son de una forma o de otra, porque todos llevamos un reloj en la muñeca para saber en que segundo exacto te ha besado, en que día fue cuando empezó a estar a tu lado... Aunque sinceramente, yo he de confesar algo...
Hace mucho tiempo que no llevo relojes, y me encanta. Porque he decidido que el dueño de mi vida no va a ser el tiempo, sino que vas a ser tú. Y no puedo decirte durante cuantos días, pero no me importa, porque se que a día de hoy, tú estas ahí.



2 comentarios: